952 25 69 51
Calle Jaboneros 11, 29009 Málaga
Lunes a viernes de 9 a 14 h.
Lunes y miércoles de 17 a 20 h.

Linfedema

Linfedema

 

¿QUÉ ES EL LINFEDEMA?

 Es la inflamación de una extremidad (brazo) por el acúmulo de líquido rico en proteínas (linfa) debido a un fallo en la circulación linfática. Es una complicación que ocurre aproximadamente en una de cada cuatro mujeres operadas a las que se les extirpan los ganglios linfáticos, y si además de la cirugía la paciente recibe radioterapia, el riesgo de padecerlo se incrementa. El linfedema puede aparecer inmediatamente después de la operación o tardar meses, años o no aparecer nunca.

¿POR QUÉ SE PRODUCE?

Cuando a una paciente se le practica la extirpación de los ganglios de la axila puede experimentar en la parte interna del brazo y zona de la axila una sensación de acolchamiento que puede ser transitoria o permanente. Tras la cirugía puede ocurrir que los vasos linfáticos no drenen normalmente y los líquidos pueden acumularse y ocasionar el hinchazón de la mano y del brazo, rigidez o dolor y disminución de la movilidad. El linfedema se origina cuando la cantidad de líquido linfático que debe ser transportado no dispone de los caminos suficientes para que se realice con normalidad, por lo que se va a producir una sobrecarga del sistema de drenaje de la extremidad.

¿SE PUEDE PREVENIR EL LINFEDEMA? 

Es difícil prevenir la aparición del linfedema, pero sí se pueden evitar algunas de las circunstancias que favorecen que aparezca. Una vez que aparece es de curso crónico y no existe un tratamiento eficaz que lo haga desaparecer por completo. La fisioterapia es el tratamiento más eficaz para esta secuela produciendo mejorías temporales, de ahí la importancia de su prevención. Afortunadamente, debido a la técnica del “ganglio centinela”, el linfedema es cada vez menos frecuente. Entre las preocupaciones a tomar se encuentran:

  • Evitar la extracción de sangre o la toma de la presión arterial en ese brazo.
  • No coger peso o realizar esfuerzos o ejercicios violentos.
  • Hay que evitar heridas por pequeñas que sean (manicura, arañazos, depilación…) que pueden dar origen a una infección y provocar una posterior inflamación.
  • Evitar focos de calor intensos, como el calor de la plancha, saunas, tomar el sol sin protección o a las horas de más calor…
  • Extremar la higiene de la piel usando jabones neutros y una crema hidratante.
  • Usar guantes para fregar los platos o cuando se vayan a usar productos que puedan irritar la piel, o si se va a hacer tareas de jardinería, etc., …
  • No usar ropa ajustada en el  puño ni sujetadores que aprieten de tirantes o del contorno.
  • Si se usa bolso, llevarlo en el otro brazo.
  • No dormir sobre el brazo afectado.
  • Lo más importante es PREVENIRLO, por lo que se deben de realizar una tabla de ejercicios drenantes, recomendada por tu médico o fisioterapeuta.
  • Puedes descargar la tabla de ejercicios de prevencion

2015 ASAMMA. Diseño Web Málaga