NUESTRA HISTORIA

En el año 1987 un grupo de 7 mujeres que habían pasado o estaban pasando por un cáncer de mama y animadas por el Doctor Manuel Molina decidieron crear un espacio donde reunirse para contar sus experiencias y hablar de sus miedos y así sentirse apoyadas. Estos inicios no fueron fáciles ya que el cáncer era un tema tabú, del que no se pronunciaba ni la propia palabra. Paqui Aguilar, actual presidenta de ASAMMA y Ana M García, actual vicepresidenta fueron una de esas siete mujeres y nos cuentan cómo sus encuentros tenían lugar en cafeterías o incluso en el salón de sus propias casas. A partir de estas reuniones fueron viendo las necesidades de las mujeres que pasaban por un cáncer de mama. Uno de los aspectos en los que todas coincidían en aquella época era que todas estaban mastectomizadas y pensaron que un recurso que podía facilitar el afrontamiento del cáncer de mama era una prótesis de algodón para utilizarla desde el primer momento a partir de la cirugía. De esta forma, las mujeres no tenían que atravesar por verse sin volumen en su pecho.

 

Estos encuentros cada vez fueron siendo más continuos y creció en número, por lo que vieron la necesidad de encontrar un lugar donde poder seguir haciéndolo de forma más cómoda. Nos sentimos agradecidas porque la AECC nos cedió un espacio dentro de su sede de capuchinos. Aquí fue donde ASAMMA se constituyó como tal. Una de las primeras actividades con las que comenzaron fueron las charlas y conferencias de prevención y sensibilización del cáncer de mama e incluso con profesionales de cirugía, oncología, radioterapia, etc. para conocer más de su enfermedad.

 

En 1997, ASAMMA accede a su primera sede de forma exclusiva en calle Tizo. En esta nueva andadura empezaron a contar con profesionales del campo. Durante esta etapa se contó con trabajadora social, más tarde con una psicóloga y una fisioterapeuta. Desde el punto de vista psicológico, se ofreció terapia individual y también grupal. Desde el punto de vista físico, se abordaron las secuelas de la cirugía: cicatrices y  linfedema. Esto marcó un cambio, ya que los talleres que se impartían eran especializados: talleres de risoterapia, drenaje linfático y encontraron un apoyo a través de ellas. En estos años se formaron voluntarias para incluir una actividad muy importante para ASAMMA como eran las visitas al hospital a las mujeres recién operadas de cáncer de mama, para seguir ofreciendo esas prótesis de algodón, información a través de folletos y apoyo a través de su testimonio.

Años más tarde, en el 2013, como el cáncer de mama se visibilizaba cada vez más y la actividad de ASAMMA era cada vez más grande y con más mujeres, el Ayuntamiento de Málaga cedió la actual sede en Calle Jaboneros, número 11. En la actualidad somos más de 400 soci@s, incluyendo actualmente hombres y mujeres. ASAMMA ha crecido hasta tal punto en el que se ha declarado de Utilidad pública. Otro de los pilares dentro de ASAMMA es la investigación en el cáncer de mama, por lo que hemos realizado diversos donativos al cáncer de mama metastásico. Se continúan con las actividades que empezaron aquel grupo de mujeres y hoy tenemos más recursos como un banco de pelucas, nuevos grupos de apoyo como el taller de manualidades y de ejercicio físico. Y actividades anuales como nuestro desfile de bikinis y bañadores desde el año 1999 y el calendario desde el 2007 apoyado por La Diputación de Málaga.  Estos últimos años hemos terminado de reinventarnos con los talleres y terapias de forma online, con la creación de una guía de apoyo multidisciplinar que se encuentra disponible en nuestra página web www.asamma.org. Agradecemos a todas las personas que han hecho posible andar este camino, a las mujeres, familiares, personal sanitario, instituciones como Ayuntamiento, Diputación, Junta de Andalucía (incluyendo el Instituto andaluz de la mujer), asociaciones y colaborador@s.

 

ASAMMA se ha vinculado a diferentes grupos donde se apoyan objetivos comunes como son FECMA, La Federación Española de Cáncer de Mama, la Federación provincial de  asociaciones de mujeres, Ágora y La Agrupación Unidos contra el cáncer de Málaga.